Ópera

IL TROVATORE

de Giuseppe Verdi
© F. Parenzan
PRÓXIMAS FECHAS HORAS
20/03/2019 - Miércoles 20.00h comprar
23/03/2019 - Sábado 20.00h comprar
26/03/2019 - Martes 20.00h comprar
29/03/2019 - Viernes 20.00h comprar

IL TROVATORE
de Giuseppe Verdi (1813-1901)

20, 23, 26 y 29 de marzo, 2019
20:00h


El ardiente carrusel de las pasiones humanas

 Il Trovatore de G. Verdi (1813–1901), ópera vibrante de exigentes prestaciones vocales, aúna acción, drama y canto en estado puro en un título que, a partir de una obra de teatro del gaditano Antonio García Gutiérrez, goza desde su estreno en 1853 de un éxito absoluto. Con dirección de escena de Stefano Vizioli en una producción del Teatro Verdi de Trieste, Pedro Halffter Caro dirige un gran reparto con Angela Meade, Piero Pretti y Dmitry Lavrov, entre otros, junto a la ROSS y el Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza. 

El carácter enrevesado del trágico y desigual argumento -Manrico y el Duque de Luna, rivales políticos, pretenden a Leonora, que ama a Manrico quien es ejecutado por orden de Luna (de quien a su vez pretende vengarse la gitana Azucena) sin que ambos sepan que, en realidad, son hermanos- podía parecer un obstáculo en su estreno en Roma en 1853. Pero “luego se levanta el telón y ocurre un milagro; lo que parece absurdo o antinatural cuando se lee, se convierte en ardiente pasión humana cuando se canta”, señala Paul Henry Lang la clave de una ópera que suple con un prodigio de caracterización musical lo que carece de lógica argumental. Esa clave no siempre fue valorada por otros especialistas desconcertados ante las descompensaciones dramáticas y el brillante instinto popular de Verdi. Al parecer -y ese factor zíngaro es uno de los elementos ambientales más subyugantes de Il trovatore- fue la ambigua personalidad de la gitana Azucena -amor a Manrico y odio a los Luna- la que atrajo la atención de Verdi quien, tras el prodigio teatral de Rigoletto -su ópera anterior- da aquí su primacía al aria solista como recurso expresivo, subraya Fernando Fraga.

Así, Il trovatore, que demanda un cuarteto vocal de muchos quilates -se necesitan a los mejores cantantes del mundo para esta ópera, solía decir Toscanini- exhibe una sucesión apabullante de grandes arias hábilmente combinadas y entrelazadas con la acción sustentadas por brillantes melodías perfectamente ajustadas a la letra del canto. “En Il trovatore la melodía se convierte no en el reflejo de un sentimiento sino en el sentimiento mismo”, señaló George Martin. La inspiración verdiana, de gran sencillez melódica y rítmica, cristaliza aquí en una de sus óperas que más nos arrastran y nos atrapan, como ha certificado su extraordinario éxito popular.

La soprano norteamericana Angela Meade -gran Anna Bolena en el Maestranza-, el excelente tenor Piero Pretti -que ya fue Manrico en el Liceu de Barcelona-, el barítono ruso Dmitry Lavrov y la mezzo polaca Agnieska Rehlis, que ha colaborado con Penderecki o Dudamel, lideran un gran reparto. 

 

Con el patrocinio de 


ACTIVIDAD COMPLEMENTARIA
EN TORNO A... Il trovatore
Ciclo de conferencias-concierto
En colaboración con la Asociación Sevillana de Amigos de la Ópera

SALA DE PRENSA
19 de marzo, 2019
19:00h

Sala de prensa (Acceso por la Recepción del Teatro)
ACCESO LIBRE Y GRATUITO HASTA COMPLETAR AFORO

Primera Parte: El duelo
A comienzos del siglo XV, en el patio del palacio real de la Aljafería, en Zaragoza, Ferrando, un oficial del ejército del Conde de Luna, llama a sus soldados para vigilar, pues el Conde está celoso de un trovador que canta por la noche en los jardines del palacio. Para distraer su vigilia, a petición de los soldados, Ferrando cuenta la historia de García, el hermano menor del Conde: un día, cuando aún era un recién nacido, se encontró a una siniestra gitana inclinada sobre su cuna. Fue expulsada, pero García enseguida enfermó y se creyó que fue a causa del mal de ojo. La gitana, acusada entonces de ser una bruja, fue perseguida y quemada en la hoguera. Su hija, atendiendo a los gritos de venganza de su madre, raptó al niño enfermo; entre las cenizas humeantes de la hoguera, se halló el esqueleto de un recién nacido. Aunque se perdiera la pista de la joven gitana, el fantasma de su madre condenada aparece ciertas noches bajo diferentes formas.

En los jardines del palacio, Leonora, una dama de honor de la princesa de Aragón, le habla a su doncella Inés de sus primeros impulsos amorosos. En el torneo, vio a un misterioso caballero, pero después de la tregua de la guerra civil, no volvió a verlo, hasta que un día reapareció como trovador dándole una serenata. Inés trata de persuadir a su señora de que se olvide de ese extranjero, pero Leonora declara que está dispuesta a morir por él.

Cuando entran en sus aposentos, se presenta el Conde, decidido a declarar su amor a Leonora. Sus pensamientos son interrumpidos por el canto del trovador, ante el cual Leonora sale corriendo para recibir a su amor pero, a causa de la oscuridad reinante, se acerca por error al Conde. En ese momento, aparece el trovador y Leonora advierte su equívoco. Los celos y la ira del Conde se acrecientan cuando el trovador revela ser Manrico, un partidario del príncipe de Urgel, es decir, un enemigo del Conde en la guerra civil. Cuando el Conde y Manrico se acometen para batirse en duelo, Leonora se desmaya.

Segunda Parte: La gitana
Una covacha al pie de una montaña en Vizcaya. Azucena está sentada junto al fuego y Manrico tendido a su lado. Un grupo de gitanos anuncia el amanecer de una nueva jornada y se prepara para el trabajo. Azucena les describe el horripilante espectáculo del suplicio de una mujer quemada en la hoguera. Cuando los gitanos salen, cuenta a Manrico cómo su madre (la de Azucena) fue ejecutada por los hombres del viejo conde y cómo ella respondió a su grito de venganza mediante el rapto del hijo del conde para arrojarlo a las llamas. Sin embargo, cometió un monstruoso error: en su delirio de odio y de dolor, fue a su propio hijo a quien arrojó a las llamas. Manrico, asustado, le pregunta entonces si él no es verdaderamente su hijo; Azucena le tranquiliza rápidamente, pretendiendo haberse trastornado por un momento a causa de los recuerdos y, ¿acaso no fue a buscarlo cuando resultó gravemente herido en una reciente batalla y le ha estado cuidando con abnegación?. Manrico evoca a continuación su duelo con el Conde y cómo una voz del cielo le impidió descargar el golpe fatal contra su rival; pero ahora Manrico jura a su madre que no volverá a suceder tal cosa. Un mensajero les interrumpe para hacerles saber la caída de Castellar, y también que Leonora, creyendo a Manrico muerto, se dispone a ingresar en el convento. A pesar de las advertencias de su madre, Manrico se precipita para buscar a Leonora.

En el claustro de un convento, junto a Castellar, el Conde canta su amor por Leonora y, creyendo a su rival muerto, se decide a raptarla antes de que entre para siempre en el convento. Se oculta tras unos árboles y, cuando las religiosas aparecen entonando un cántico, Leonora se despide de sus amigas. El Conde se apodera de ella, pero llega Manrico y, tras un momento de desconcierto general, también irrumpen los acompañantes de Manrico, con cuya ayuda consigue llevarse a Leonora.

Tercera Parte: El hijo de la gitana
En un campamento militar, antes de emprender el asalto de Castellar, los soldados del Conde entonan un canto bélico, al tiempo que el Conde se lamenta de la pérdida de Leonora. Hace entonces su entrada Ferrando para anunciar que una gitana ha sido capturada cuando rondaba por el campamento. Azucena, pues de ella se trata, explica que está buscando a su hijo desaparecido y, ante las preguntas del Conde y ser reconocida por Ferrando, acaba por descubrirse su verdadera identidad. El Conde, entonces, promete vengar a su hermano condenándola a la hoguera.

En una sala junto a la capilla de Castellar, Manrico y Leonora se preparan para su boda, pero el asalto de los enemigos intranquiliza a la muchacha. Manrico la calma: su amor le hace más fuerte. Cuando se encaminan al altar, Ruiz, uno de los soldados de Manrico, se presenta corriendo para anunciar que Azucena ha sido condenada a la hoguera. Manrico decide salvarla y ordena a sus hombres que se preparen para la lucha.

Cuarta Parte: El suplicio
En un ala del palacio de la Aljafería. Delante de la torre donde Manrico está prisionero, Leonora le jura su amor, Cuando oye las voces que cantan un Miserere al que se une la voz de Manrico despidiéndose, ella se promete salvarlo a toda costa. Llega el Conde y anuncia que Azucena y su hijo morirán al alba. Leonora se ofrece entonces a él a cambio de la libertad de Manrico. El Conde, muy feliz, acepta, pero cuando da las órdenes para la liberación de Manrico, Leonora bebe a hurtadillas un veneno oculto en su sortija.

En su mazmorra, Manrico trata de consolar a Azucena, que tiene de nuevo pesadillas sobre la muerte de su madre. La gitana, cayendo en un duermevela, rememora la vida despreocupada del pasado. Aparece Leonora y suplica a Manrico que se marche rápidamente pero éste, advirtiendo enseguida la verdadera naturaleza del pacto que ha concluido con el Conde la acusa de infiel. El veneno comienza a hacer su efecto: moribunda, Leonora le explica que ha preferido morir con su amor antes que vivir con otro. Manrico, presa del remordimiento, ve  a Leonora morir en sus brazos. Llega en ese momento el Conde para descubrir que ha sido engañado y ordena la ejecución inmediata de Manrico y obliga a Azucena, que se despierta de su modorra, a mirar por la ventana. Cuando el hacha ya ha caído, Azucena le dice que acaba de ajusticiar a su hermano. Su madre ha sido vengada finalmente.

Dirección musical PEDRO HALFFTER CARO
Dirección de escena STEFANO VIZIOLI
Escenografía y vestuario ALESSANDRO CIAMMARUGHI
Producción TEATRO VERDI DE TRIESTE
Ficha Artística
El Conde de Luna DMITRY LAVROV
Leonora ANGELA MEADE
Azucena AGNIESZKA REHLIS
Manrico PIERO PRETTI
Ferrando ROMANO DAL ZOVO
Inés CAROLINA DE ALBA
REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE SEVILLA Director artístico y musical, John Axelrod
CORO DE LA A.A. TEATRO DE LA MAESTRANZA Director, Íñigo Sampil

Fecha y hora
20, 23, 26 y 29 de marzo, 2019
20:00h

Precios de las localidades
DIARIO / VIERNES Y SÁBADO
Patio: 116€ / 125€
1ª Balcón: 111€ / 120€
2ª Balcón: 100€ / 107€
1ª Terraza: 88€ / 95€
2ª Terraza: 76€ / 82€
1ª Paraíso: 70€ / 76€
2ª Paraíso: 59€ / 63€
3ª Paraíso: 46€ / 50€

Venta de localidades ONLINE: desde el lunes 5 de noviembre, 2018
Venta de localidades en taquilla: desde el lunes 25 de febrero, 2019

Venta telefónica (954 22 65 73), si quedaran localidades disponibles, una vez atendida la demanda de ventanilla el primer día de venta. En horario de taquillas. Con un recargo de 1,50 €/entrada. 

Internet: Podrá imprimir sus entradas mediante el sistema de “ticket en casa”. Recuerde que el correo de confirmación contiene la entrada o entradas válidas para el evento. ES IMPRESCINDIBLE SU IMPRESIÓN O DESCARGA EN EL DISPOSITIVO MÓVIL PARA ACCEDER AL RECINTO.

Si se adquieren localidades a través del sistema de venta telefónica o por Internet se recomienda llegar con antelación al comienzo del espectáculo para poder solventar eventuales incidencias, en caso contrario el Teatro no asegura el acceso a la sala. 

Taquillas:
Paseo de Cristóbal Colón 22. 
De lunes a sábado: 10:00 a 14.00h y 17:00 a 20:00 horas.
Cerrado domingos y festivos, excepto los días de función hasta comienzo de la misma.
Pagos en efectivo y con tarjetas de crédito o débito.
No se admiten tarjetas virtuales

PATROCINADORES

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES GENERALES

Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.