El Teatro de la Maestranza, fue inaugurado por Su Majestad la Reina el 2 de mayo de 1991. Obra de los arquitectos Aurelio del Pozo y Luis Marín, su situación en un entorno privilegiado de la Sevilla histórica, sus excepcionales características técnicas, la calidad y variedad de su programación y, sobre todo, la respuesta entusiasta del público, han hecho del mismo en pocos años el gran espacio escénico del Sur.

El entorno

La Ciudad De Las Cien Óperas



El Teatro se alza en el Arenal de Sevilla que, a orillas del Guadalquivir, centró las actividades militares y portuarias de la ciudad y fue, desde 1503 a 1680, el lugar de partida y llegada de la flota de Indias por el monopolio del comercio con América y las Filipinas.


Es este el marco que sirve de escenografía a la bella Sevilla Romántica, se ambientan más de 150 títulos operísticos, algunos protagonizados por personajes como Fígaro, Carmen o Don Giovanni, cuya extraordinaria universalidad y potencia mítica han convertido a Sevilla en un legendario decorado operístico de tanta rotundidad que ha merecido el apodo internacional de "Ciudad de la Ópera".

El edificio del Teatro acumula, a su vez, gran solera, pues se alza en el solar ocupado desde el siglo XIX por la Maestranza de artillería, dispuesta en 1587 por Felipe II en las Reales Atarazanas, hoy a espaldas del Teatro, reconstruidas en 1252 por Alfonso X "el Sabio" sobre las anteriores del siglo IX. De la antigua dedicación del edificio militar preexistente toma el Maestranza su nombre, conservando del mismo la fachada de corte neoclásico del siglo XIX.

Se inscribe el edificio en un entorno cercano al conjunto, Patrimonio de la Humanidad, de la Catedral con la Giralda, Real Alcázar y Archivo General de Indias próximo a la Casa de la Moneda y no muy lejos de la Fábrica de Tabacos y de Plaza de Toros, escenarios donde transcurre Carmen. Frente a la Torre del Oro y el río, junto a las Atarazanas góticas y a la fachada barroca de la Iglesia de la Santa Caridad con sus jardines decimonónicos presididos por la estatua de Don Miguel de Mañara, fundador del Hospital frontero y lejano inspirador, para muchos, del mito de Don Juan.

Un edificio en constante evolución



La construcción del Teatro de la Maestranza parte de un concurso convocado en 1986 por la Diputación de Sevilla, propietaria del solar del antiguo cuartel de la Maestranza de artillería, para dotar a la ciudad de un Palacio de la Cultura que incluyese un auditorio polivalente, salas de exposiciones, centro de documentación y recursos culturales y centros de estudio, producción e investigación cultural.

Resultó ganador el proyecto, obra de los arquitectos Aurelio del Pozo y Luis Marín, que incorporaba la fachada existente de la antigua Maestranza como pórtico del volumen principal correspondiente al auditorio, un cilindro cubierto con una bóveda rebajada, y distribuía las dependencias de dotación cultural en torno a un patio público central. Los espacios y volúmenes que conformaban el Palacio de la Cultura se adecuaban, con respeto y complementariedad, al entorno circundante.

Especial importancia adquirieron en los trabajos previos los estudios de acústica destinados al auditorio, con un volumen próximo a los 20.000 m3 y capacidad para 1.800 espectadores. Asesorados por el Prof. Lotha Cremer, los autores buscaron el tiempo ideal de reverberación y las mejores condiciones para la recepción del sonido directo y los reflejados. Crearon para ello una topografía de formas convexas, planos truncados, terrazas... que rompiese la concavidad acústica del interior de la sala y destruyese la posibilidad de focalizaciones sobre la audiencia.

Se puso especial cuidado en la calidad de los materiales, aislamientos y reflectores acústicos. Incluso las butacas "Carmen", creadas para este espacio por Aurelio del Pozo, la gran lámpara o la estructura de madera que cubre la sala, la "margarita acústica", combinan la funcionalidad con la estética. Tanto la decoración como el mobiliario están diseñados para la comodidad del espectador, la completa visión del escenario y mejor percepción del sonido.

La Diputación provincial, promotora del Palacio de la Cultura, acudió a la cooperación, mediante firma de convenios, con otras instituciones estatales, autonómicas y locales para acometer la empresa. Se sumaron así al proyecto el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla.

Las obras se iniciaron el 10 de febrero de 1987 con un presupuesto de inversión en torno a 1.600.000.000,00 de pesetas (9.616.194,00€.).

De Palacio de la Cultura...

...A Teatro de la Maestranza



A mediados de 1988, y ante la inminencia de la celebración de la Expo '92, que precisaba un espacion para acoger su magno programa lírico y sinfónico, se decide reconvertir la caja escénica en un escenario capaz de acoger espectáculos operísticos de forma compatible con los conciertos de las grandes formaciones sinfónicas, si bien esas modificaciones -que extienden la planta de escena de los 400 m2 originales a 700 m2. Otros cambios del proyecto original afectaron a cuestiones técnicas muy precisas derivadas del tratamiento de la acústica para responder a las diferentes demandas sonoras que requieren el tratamiento de la voz de la ópera y el de la orquesta en un concierto sinfónico, mediante la instalación de una compleja corona formada por 250 cilindros forrados por coquillas de fibra de vidrio colgados de un raíl ocultos en la cara interna de una galería y que entran o salen de sala, según la necesidad del espectáculo, desplazados por carriles motorizados.



Tras la inauguración del Teatro el 2 de mayo de 1991 y un brillante ciclo operístico, de danza y sinfónico entre la primavera y el otoño de ese año, se realizaron pequeños ajustes y modificaciones antes de dar paso a la irrepetible programación de la Expo 92, donde cada participante presentó en el Maestranza las mejores compañias de ópera y conjuntos sinfónicos de sus respectivos países. Concluído el paréntesis excepcional de la Exposición, el Teatro vuelve a la ciudad abriendo sus puertas a temporadas estables con una programación variada, con producciones propias (como "El barbero de Sevilla", "Fidelio" o "Las bodas de Fígaro").

Un Teatro del siglo XXI



El crecimiento del Teatro de la Maestranza y la relevante posición estratégica que ocupa a finales de los años 90 en el contexto de un país cuya cabecera operística ostenta -pues el Liceu de Barcelona ha ardido y el Teatro Real de Madrid está en obras- confiere el impulso definitivo que precisa para abordar la imprescindible expansión y mejora de su espacio escénico y su maquinaria técnica. Así, entre 2005 y 2007, y por un importe de 10.318.000 euros, sin suspender su actividad, cumpliendo a rajatabla su presupuesto de obra y, cuando hay producción de ópera, con hasta 300 trabajadores congestionando el edificio, el Maestranza cambia radicalmente de tripas y se convierte en un teatro rabiosamente moderno. La mutación es un asombroso renacimiento. El teatro, al fin conquistadas para sí las infrautilizadas salas de exposiciones del Arenal, gana 4.500 metros cuadrados, 16 metros de profundidad en el escenario y una inmensa chácena de 800 metros cuadrados. Pero, sobre todo, gana una nueva tecnología de maquinaria y plataformas horizontales deslizantes formada por cuatro carras -cada una, sólo en vacío, pesa 8.000 kilos- que desplazan los decorados, hasta cuatro, dependiendo del tamaño, a través de un delicado sistema de piñones o cremallera tan exacto que, en su encaje, sólo acepta un margen de error de 2 milímetros y que, al fin, le permiten cohabitar simultáneamente dos producciones escénicas. Con esa dotación técnica, que le permite afrontar cualquier reto escénico, por sofisticado que sea, el Teatro de la Maestranza se ha convertido en un moderno escenario europeo, da por concluída su gran travesía urbanística y pasa a ingresar, plenamente, en el siglo XXI.

PATROCINADORES

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES GENERALES

Uso de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.