Lírica

  • Fecha: 10 y 12 de marzo, 20h
  • Sala: Sala Principal

Embrollos en el Madrid castizo

El Madrid castizo de ayer y siempre vibra divertido en El barberillo de Lavapiés, donde se cuentan las animadas peripecias de Lamparilla, el pícaro aventurero barberillo de Lavapiés y la costurera Paloma, que en su romance se ven envueltos en una catarata de intrigas en las que se mezclan el cortejo con la política y el carácter castizo de la pareja protagonista enfrentado con la nobleza aristocrática.

Impregnada de un carácter rotundamente urbano, El barberillo de Lavapiés, con música de Barbieri y libreto -en verso- de Luis Mariano de Larra no es El barbero de Sevilla de Rossini, pero juega a parodiarlo. Y lo hace con tanta inteligencia que convierte el Madrid castizo de Carlos III en un cuadro costumbrista ante el que se sucede un divertido embrollo de escenas vibrantes envueltas en una partitura en la que suenan fantásticas seguidillas o la Canción de la Paloma.

Con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla en el foso, llega al Maestranza una de las zarzuelas más divertidas del repertorio.


Zarzuela. Libreto de Luis Mariano de Larra. Estreno en Madrid, Teatro de la Zarzuela, el 19 de diciembre de 1874.

  • Dirección musical: José Miguel Pérez-Sierra
  • Dirección de escena: Alfredo Sanzol
  • Diseño de escenografía y vestuario: Alejandro Andújar
  • Diseño de iluminación: Pedro Yagüe
  • Coreografía: Antonio Ruz
  • Producción: Teatro de la Zarzuela

 

Real Orquesta Sinfónica de Sevilla 

Coro de A.A. del Teatro de la Maestranza
Director, Íñigo Sampil

 

 

Fotografías: Javier del Real

  • Lamparilla: Borja Quiza
  • Paloma: Paloma
  • Marquesita del Bierzo: María Miró
  • Don Luis de Haro: Javier Tomé
  • Don Juan de Peralta: David Sánchez
  • Don Pedro de Monforte: Abel García

La prensa dice

Crítica - ¡Ay, señores, qué ilusión!

El barberillo de Lavapiés / Teatro de la Zarzuela

Un "Barberillo de Lavapiés" para ver en bucle

Una función para ver, como hemos dicho, en bucle, sin parar. Y también para irse a la cama feliz, de buen rollo.

Crítica: Un Barberillo estilizado y colorista

La visión de conjunto resulta muy grata e históricamente verosímil gracias a unos muy bellos, cromáticos, fidedignos y, sin embargo, fantasiosos figurines de Andújar.